24/6/10

Con Van Gogh no corazón














































Alí, onde a paz, por efímera que sexa, vístese de espiga e sanga beleza de mapoulas e adormideira

Allí, donde la paz, por efímera que sea, se viste de espiga y sangra belleza de amapolas y adormidera

Xardín do Hospital de Saint Paul, Saint-Remy-de-Provence

4 comentarios:

Mari Carmen dijo...

Lindísimas las fotos. Dan ganas de meterse en ese campo y quedarse encerrado en él para siempre :)

Buen fin de semana.

Rafael Ojea dijo...

Gracias Mari Carmen. Esa es la sensación de paz y tranquilidad que transmite ese lugar. Allí estuvimos -vacunados contra el fatal síndrome del turista-, algunas horas, a la sombra de los pinos y cipreses que pintó Van Gogh y vigilados desde el horizonte cercano por el perfil aserrado de los Alpilles.

Van Gogh, poco tiempo después de su estancia en el Hospital de Saint-Remy, decidió vivir para siempre en un campo de trigo salpicado con su sangre, herido de muerte por un disparo en el pecho.

Buen domingo!

Mari Carmen dijo...

El verano pasado yo estuve en Arles, siguiendo la estela de van Gogh (era la segunda vez que iba a esa ciudad), y estuve también en el puente de las lavanderas. Ni que decir tiene que me encanta la pintura de van Gogh y su historia. Y me gustan muchísimo esos campos provenzales que él pintó, con sus cipreses, sus olivos, sus campos de labranza, sus casitas tostadas bajo el sol y sus noches iluminadas de hermosas estrellas.

Buena semana :)

Amando dijo...

Buenas fotos, si señor.
Saludos a los dos ¡qué sorpresa!